Las noticias son como los chistes: hay que saber contarlos

Ser políticamente incorrecto es genial para posicionar a la gente en el odio y venderle productos y servicios “buenrollistas”. Lo saben las grandes marcas: divide y vencerás.

El secreto de mi éxito está en pagar como si fuera pródigo y en vender como si estuviera en quiebra.

Los periódicos y medios de comunicación viven de la audiencia. El formato en el que presentan las noticias para conectar e incorporar nuevos fieles clasificará a su púbico en un perfil más intelectual, vocinglero o radical.

Un radical es alguien con los pies firmemente plantados en el aire.

Los medios de comunicación “serios” prefieren vacilar de un púbico intelectual que lo bañe en el oro de la calidad periodística informativa. Es el mejor modo de validar la objetividad del medio frente a la competencia, y diferenciarse de ésta: la gente que piensa me elige a mí.

El verdadero ejercicio intelectual no consiste en seguir modas, sino en encararse con las dificultades de la propia época.

En este momento se produce el eterno dilema: lo intelectual no vende. Está demostrado que lo que genera mayor audiencia es lo extremo. Por lo que hay que radicalizar a la audiencia “sin que se note”. Hay que vender noticias sin perder la “seriedad” y no devaluar la intelectualidad del púbico.

El miedo puede llevar a los hombres a cualquier extremo.

La noticia de El Confidencial ejemplifica la resolución efectiva de este dilema llevado a la práctica. Como si de un chiste se tratara, desarrollan la puesta en escena de la noticia de forma tan magistral que es digna de ser incluida en todo manual del buen periodista.

El periodista de investigación es a menudo indispensable para el bienestar de la sociedad, pero sólo si sabe cuando dejar de investigar.


El titular principal de la noticia que aparece en el Home del periódico (primera foto), pese a poseer la genialidad propia de un medio humorístico y  transgresor, esconde tras el click el clímax de un segundo titular menos cañero pero de imagen reveladora (segunda foto): un negro con una camiseta de un pirata, que viene que “ni pintado” para la ocasión, y que seguramente será de atrezzo. Risas y jolgorio.

A fin de cuentas, todo es un chiste.

Las noticias son como los chistes: hay que saber contarlos para que tengan interés. Y si los vistes de traje y corbata, mucho mejor.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com