Los tipos negativos son muy tóxicos

Las personas retorcidas son muy malas compañeras de viaje para emprender cualquier proyecto. Estas personas se preocupan más de sí mismas que del éxito de dicho proyecto. El tamaño de su ego es inversamente proporcional al de su autoestima, por lo que con tal de resaltar no harán más que derrochar energía en factores que no son clave para el éxito pero necesarios para ti.

Si nunca has tenido un gran éxito, no sabes lo que vales; el éxito es la piedra de toque de los caracteres.

Amado Nervo (1870-1919) Poeta, novelista y ensayista mexicano.
Se les ha bautizado en el argot popular como personas tóxicas, o tipos negativos, como reza el titular. Los tipos negativos son muy tóxicosEl mejor remedio contra ellos consiste en evitarlos. Aunque en asuntos laborales muchas veces es complicado zafarse de los mismos. Por lo que si no te queda más remedio que convivir con ellos lo tienes jodido. Y más si tienen una posición de poder sobre ti. Lo siento, pero lo único que funciona es mandarlos a la mierda con educación y alevosía. Te la juegas a cara o cruz, pero puedes triunfar.

Acusar a los demás de los infortunios propios es un signo de falta de educación. Acusarse a uno mismo, demuestra que la educación ha comenzado.

Las técnicas de manipulación de estos tipos tan negativos son retorcidas como ellos mismos. El titular de el periódico El País es muy representativo acerca de sus penosas conductas: con tal de aflorar tu sentimiento de culpa son capaces prestarte dinero y encima pagarte.

No pongas tu interés en el dinero, pero pon tu dinero a interés.

De todas formas, más allá de los quebraderos de cabeza que estas personas pueden generarte, es evidente que la noticia pretende demonizar al peón Mario Draghi de una manera descarada. No se cortan lo más mínimo en subtitular su nombre y ponerlo bajo la atenta mirada de dos seres anónimos, que supuestamente nos representan, para hacernos sentir que es un villano al estilo Goldstein de 1984 al que insultar durante los dos minutos de odio. Así nos desfogamos, echamos la culpa a otro de nuestra desgracia y continuamos esclavizados a nuestro trabajo para que de nada nos falte; como decía la canción.

Ver lo que tenemos delante de nuestras narices requiere una lucha constante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com