Manual de sabotaje para todos

María: una bandera frente a la violencia

La candidata de Vox que fue agredida esta semana en Tarragona por un independentista reivindica su derecho a mostrar la enseña nacional. Y lanza una pregunta al feminismo militante: «¿Piensan que soy un hombre? Soy una mujer que ha sido agredida por un hombre y no he tenido el apoyo de ninguna institución».

Fuente:  https://www.larazon.es/espana/maria-una-bandera-frente-a-la-violencia-OB25357933

Todos tenemos ansia de venganza cuando durante un tiempo «percibimos» que se nos está dando un tratamiento injusto y/o represor por parte de alguien, ya sea una persona física, psíquica o una institución. Esa venganza comienza a gestarse mediante el sabotaje, consciente o inconsciente, como dice la canción, hacia ese ente represor que «percibimos» que nos está jodiendo. Insisto, percibimos.

En la venganza el más débil es siempre más feroz.

El sabotaje debe aplicarse como castigo a aquellos entes represores que actúan desde la incompetencia. Cuando el ente represor aficionado peca de confiado y subestima la inteligencia del reprimido merece su ración de sabotaje. Su nefasta gestión del poder deja tantos cabos sueltos que el reprimido finalmente percibe su situación de injusticia, y da pie a que se cocine la venganza previa al sabotaje. El único remedio para evitar el sabotaje consiste en aplicar la inteligencia por parte del ente represor. El clásico «dame pan y dime tonto» funciona perfectamente para evitar el conflicto. Es evidente que si me tratas como tonto y no me das pan, tarde o temprano me vengaré

El que impone un castigo desproporcionado no corrige, sólo se venga.

La noticia que propone La Razón representa un claro ejemplo de sabotaje mutuo por ambas partes. La violencia engendra violencia, sabotaje y venganza. No se puede llegar a ningún punto en común si quieres pacificar una situación de banderas con más banderas, es de cajón. Si quieres que tu hijo no pegue no le pegues, porque no va a entender un mierda tu mensaje. Y si no quieres que te peguen no saques numeritos, porque no todo el mundo es razonable. La primera ley del manual de sabotaje dice que «si inteligencia tú no usar, de hostias te van a dar«. 

El egoísta sería capaz de pegar fuego a la casa del vecino para hacer freir un huevo.

Por lo tanto, el primer paso para evitar el sabotaje consiste en aplicar la inteligencia y actuar con hechos para modificar la percepción de injusticia por parte del reprimido. Lo mismo que hacen las pocas empresas en las que uno trabaja «a gusto«. Ya que los pringados lo tenemos muy difícil para cambiar el sistema, por lo menos que nos den un poco de pan del día en este mundo que es «pa naderías».

Composición de imagen destacada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com